Estructura de los cuatro proyectos de residencia

Estructura de los cuatro proyectos de residencia

En 2017, el tercer año de la puesta en marcha de la red CAPP, se inicia por fin nuestro programa de residencias.

Las residencias de CAPP son instancias de inmersión en el tejido artístico y comunitario que permiten a los agentes culturales zambullirse en nuevos contextos sociales, facilitando la creación conjunta con otras comunidades. Nos interesa especialmente la compenetración del residente con el entorno artístico – social, concibiendo las residencias de CAPP como una herramienta para investigar de forma práctica sobre el concepto del “otro”,  utilizado por una identidad colectiva y dominante para referirse a otras identidades divergentes y minoritarias.

Los residentes estrenarán su hábitat temporal como un “otro” y esta condición de outsider voluntario les brindará una mirada privilegiada e imparcial sobre las situaciones particulares que suceden en su nuevo entorno. Se generará así una situación perfecta para que el residente analice y reflexione acerca de cómo una sociedad se posiciona en diferentes contextos sociales, con las comunidades y los individuos que la componen.

Queda la pregunta, cómo puede traducirse esta visión ajena en un trabajo significativo y práctico, con y en el entorno local, ya que la interacción directa con el mismo genera obstáculos idiomáticos y culturales que son difíciles de superar en el corto periodo de una residencia. Para evitar este inconveniente, no concebimos al residente como un creador, sino más bien como catalizador para generar a través de él, una comunidad entre agentes locales que proceden tanto del ámbito artístico como social y que trabajen en común en un proyecto para su comunidad.

Se realizarán cuatro residencias en cuatro ciudades de España: Huarte, Madrid, San Sebastián y Vic. Cada una de ellas se concibe en estrecha vinculación con los centros de arte locales, colaboradores de la red.  Las residencias, aunque muy variadas temáticamente, se basan en una estructura común. En cada uno de los cuatro proyectos se ha establecido una fuerte contraparte local, que actúa como traductora y catalizadora entre el residente y el entorno social local.  No se han planteado las residencias como una sola estancia, sino de manera que los residentes vuelvan varias veces a su lugar de residencia, trabajando tanto in situ, como de forma remota, siempre en contacto con la contraparte local.

Otra preocupación frecuente en proyectos artísticos colaborativos, especialmente si se trata de proyectos que se desarrollan durante residencias de una duración determinada, es que no se puede (ni probablemente se debe) contar con que haya un fin del proceso que resulte en un producto tangible que responda a criterios de excelencia artística. Para quitar presión a los proyectos de resultar conforme a una lógica de mercado del arte, es fundamental crear un potente dispositivo de documentación objetiva del proyecto, a través del cual poder contarlo y explicarlo a posteriori. Por ello, cada uno de los cuatro proyectos de residencia se documentará a través de

  • un blog, alojado en la web de hablarenarte.com/capp que se nutre a través de entradas de los residentes y de su contraparte local
  • una serie de video-entrevistas con los residentes y las contrapartes locales, que se realizarán al comienzo, a mitad y al final del proyecto y que permitirán contrastar las expectativas iniciales con los resultados finales
  • una pieza de video que documenta el desarrollo de la residencia
  • documentación fotográfica
  • textos redactados por agentes culturales locales, que actuarán como observadores independientes y neutros del proyecto

Todo este material nutrirá un libro que se editará en una edición bilingüe al final de la residencia.