Libertad

Libertad

Un grupo de personas se amotinan en el CIE de Madrid, suben al tejado y desde allí extienden una tela que tiene escrita la palabra LIBERTAD en español y en árabe.

Coincidimos en Se Alquila y luego por ahí en fb, hasta que nos animamos a hacer algo juntos. Trabajamos para el calendario de la CNT Gráficas del 2017, donde, a partir de unas palabras escogidas teníamos que proponer una obra y una imagen. Entre ellas estaba la palabra Libertad, que elegimos, pues días antes había sucedido lo del CIE de Madrid. Seguíamos una señal.

Interesados por la problemática del CIE y la migración dimos con la ASPM (Asociación sin Papeles de Madrid) y con la Asamblea de Manteros. Así comenzamos a ir a las reunones, semana tras semana, escuchando sobre su complicada situación, en especial sobre los abusos policiales y la dificultad para vender. Historias de manteros que eran perseguidos y golpeados por la policía, que algunas veces iban vestidos de civil. Manteros que eran obligados a entrar en portales de cualquier edificio donde recibían palizas. Manteros que recibían multas impagables. Es decir, todo un dispositivo de represión y de violencia ejercido contra personas que sencillamente buscan sobrevivir.

Queríamos echar una mano en esta lucha con la que cada vez empatizábamos más, pero también usando el arte, pero ¿cómo puede éste colaborar en la lucha, con personas tan vulnerables, en una situación tan violenta?


Para el calendario hicimos una serie de fotos relacionando la manta con la tela del CIE, con la palabra LIBERTAD, una que debe ser fácilmente recogida cuando viene la autoridad.

Justo en esas semanas cuando llegamos a la Asamblea, Podemos pasaría en el congreso una PNL (Proyecto de No Ley) un primer paso para que una ley pueda ser modificada. La PNL buscaba principalmente despenalizar la manta, pues un mantero puede ser condenado a dos años de cárcel por la ley de protección industrial. También incluía una reforma a la ley de extranjería para que sea más fácil conseguir los papeles. Así, acompañamos una acción frente al Congreso con las mantas libertad una mañana lluviosa y caótica.

Hechas las fotos para el calendario y una obra para la exposición en la F.A.L, seguimos yendo a la Asamblea, para continuar con nuestro intento. En eso aparece Hablar en Arte y nos proponen que quieren que hagamos un proyecto junto con ellxs y con los manteros, financiado con dinero público proveniente del Ayuntamiento de Madrid, el Gobierno de España y la Unión Europea. Un dinero para producción, residencias y honorarios. Esto genera un conflicto, un cambio de paradigma en la forma de ver este proyecto, abriéndose ante nosotros un debate. ¿Se podría desactivar el proyecto artístico? ¿Y el político? ¿Pueden utilizar las instituciones esto para limpiarse la cara? Discutimos. ¿Cómo es posible usar ese dinero para apoyar la lucha? ¿Cómo se relaciona nuestro proyecto artístico con el proyecto que haríamos junto con Hablar en Arte? ¿Por qué parte del trabajo estamos recibiendo honorarios? Nosotros recibimos dinero, ¿y los manteros? Tenemos que darnos unos días para pensarlo mejor.

Es una situación compleja. Uno necesita más el dinero que el otro. También trabajar con instituciones y con dinero de por medio puede afectar tanto el proceso artístico, como la lucha política. Al final decidimos intentarlo, tomarlo como un reto, como un experimentamos para ver si es posible tomar un dinero de las mismas instituciones opresoras y darle la vuelta para apoyar la lucha. Es fundamental que confiamos en la gente de Hablar en Arte y que ellxs no nos piden una obra o un resultado final, les interesa la experiencia, la reflexión de justamente cómo el arte puede apoyar estos procesos de lucha social, las posibilidades, imposibilidades, conflictos y dilemas. Comenzamos entonces un nuevo proyecto dentro de nuestro proyecto inicial. Somos ahora parte de una cadena más compleja donde intervienen varias instituciones, Hablar en Arte y nosotros hacemos de puente con la Asamblea de Manteros.

Libertad, esa palabra que para algunxs de tanto usarla ya no resuena, pero que para personas como los manteros es una lucha diaria, nos ha traído hasta aquí. Gracias a ese hombre que en un acto de rebeldía se sube al tejado del CIE a gritarnos que vivimos en un sistema violento y opresor, llegando hasta nosotrxs, personas privilegiadas, con documentos, para animarnos a reaccionar, a idear posibles planes ya sea con o sin la palabra arte, desembocando en este intento colectivo, el inicio de una nueva experiencia de lucha y aprendizaje.

Alexander Ríos / Byron Maher